Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Privacidad y cookies.

Historia de las copas de vidrio

Comentarios (0)

Historia de las copas de vidrio

Para las personas con un exquisito paladar la clasificación de las copas de vino según el tipo: tinto, blanco, rosado y espumoso, es cosa del pasado. Hoy en día se sabe que se disfrutan mejor los vinos según el diseño del vaso y el plato al que acompaña.

Historia de las copas de vidrio

En la antigüedad no se podía escoger tan fácilmente los vasos o copas para tomar: los recipientes más utilizados eran bloques de madera ahuecados, estómagos de animales o cáscaras de frutas secas. Con el descubrimiento del barro la estética y uso de los recipientes mejoró considerablemente. Se introdujo el uso de las agarraderas y los tamaños eran distintos: desde vasos que se tomaban de un trago hasta vasos que no se podían levantar.

En el antiguo Egipto apareció el uso del bronce, cuero o cerámica, pero estos tipos de copas se utilizaban para honrar a los invitados sirviéndoles vinos durante las comidas. Los diseños de las copas se fueron modificando con el tiempo teniendo distintos ornamentos: algunos relataban hazañas heroicas o de la mitología, otras llevaban incrustados ornamentos tallados en huesos o tenían los mangos labrados en hueso.

Las copas conocieron un cambio total con la aparición de la técnica de vidrio soplado ya que esta técnica permitía esterilizar las copas haciéndolas más ligeras y bonitas. Este tipo de copas permitía apreciar mucho más el vino, su color y su fragancia aún no en su totalidad.

En el siglo XVII se pasó del vidrio al cristal, el material por excelencia para la fabricación de copas.  El cristal es un material poroso que permite oxigenar el vino, es decir, este se vuelve más aromático y brillante.  Además, el cristal es un material maleable que permite crear diseños modernos y da mucha libertad a los artesanos o fabricantes.

Cómo elegir la copa indicada

Los pasos para escoger la copa perfecta son los siguientes:

  • Escoger el material. Sin duda el material perfecto es el cristal, pero en su defecto se puede utilizar el vidrio.
  • Saber el tipo de vino. La división primaria de las copas es según el tipo de vino: vino tinto, blanco, espumoso y rosado. Pero últimamente hay copas especiales según el vino como las copas de Pinot Noir, Cabernet Sauvignon o Merlot.

Copas a destacar

La copa de Néstor: es una copa descubierta entre 1874 y 1876 por el arqueólogo Schliemann en una tumba de la antigua ciudad griega Micenas. Esta copa se asemeja mucho a la copa del rey Néstor descrita en la obra La Ilíada. Tenía forma de tronco apoyado sobre un pedestal y con dos asas unidas en la base.

La copa de la marquesa: dicen las leyendas que la marquesa de Pompadour, amante del rey Luis XV de Francia, gustaba tomar champán ya que sentía que aumentaba su belleza. Como regalo y muestra de amor, el rey le regaló una copa de champán moldeada sobre el seno de esta.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios