Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Privacidad y cookies.

Naranjas ecológicas – lo mejor para tu familia

Comentarios (0)

Naranjas ecológicas – lo mejor para tu familia

Muchas veces la publicidad es engañosa y los términos utilizados nos hacen crearnos impresiones equivocadas sobre diferentes productos. Compramos alimentos “dietéticos” que tienen pocas diferencias con el producto convencional, bebidas “light” que nos indican que podemos tomar en mayores cantidades pero que en realidad solo tienen un 30% menos de azúcares. Los alimentos integrales tienen más fibra, pero también más grasas saturadas por lo que no siempre la etiqueta positiva vale la pena.

¿Ocurre lo mismo con las naranjas ecológicas?

Las naranjas ecológicas o bio son frutas cultivadas sin el uso de pesticidas. Estos cultivos vienen regulados por las estrictas normas de la Comunidad Europea recogidas en el Reglamento (CE) 834/2007 i 889/2008 que definen todo el proceso de producción, recogida, elaboración y etiquetaje. Aún así no todas las naranjas orgánicas lo son verdaderamente y tenemos que saber distinguir entre las verdaderas y las falsas.

¿Cómo podemos detectar las naranjas ecológicas?

Hay varios patrones que nos permiten darnos cuenta si las naranjas ecológicas son verdaderamente lo que nos intentan vender. Si no nos aseguramos de que lo sean, acabaremos pagando de más para aprovechar menos nutrientes de los esperados.

Aspecto

Cada naranja tiene una forma distinta y es muy difícil que sean perfectamente redondas. Si ves dos o más naranjas con la misma forma es muy probable que no sean orgánicas. El tono y la fuerza del color es también un factor que hace que cada naranja sea única.

Tamaño

El tamaño medio no es excesivamente grande ni suele sorprender por su volumen. Cuando una naranja es mucho más grande de lo normal, es porque en el proceso de cultivo se han utilizado elementos químicos que favorecen el crecimiento. Sin embargo, hay algunos agricultores que se dedican a cultivar naranjas orgánicas de gran tamaño, pero estas son difíciles de encontrar y es casi imposible encontrártelas en el supermercado de tu barrio.

Sabor

El sabor de una naranja bio es mucho más intenso, más potente. Las frutas maduradas en el árbol, de forma natural, destacarán por tener un sabor más dulce que las frutas maduradas en las cámaras frigoríficas. Este tip se puede comprobar una vez consumida la naranja, pero aún así es un punto muy importante a tener en cuenta.

Olor

Al igual que el sabor, el olor de las naranjas es muy importante y es más intenso en las naranjas naturales. Cuando la naranja madura en el árbol, esta guarda más aceite del cítrico en su corteza que cuando madura en la cámara.

 

En conclusión, puedes seguir estos tips para asegurarte de que lo que te venden es verdaderamente lo que dicen que es. Es importante que en el cultivo de la fruta no se hayan utilizado pesticidas, plaguicidas ni otro componente químico, para asegurar que no se trata de un alimento transgénico.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios